Scroll to Content

Ahora que ha acabado el verano es posible que estemos recordando ese destino turístico que nos dejó enganchados durante las vacaciones y nos estemos planteando realizar una inversión y adquirir una vivienda allí para poder volver a disfrutar de su encanto.

La decisión de comprar una vivienda vacacional debe estar bien meditada y no debemos tomárnosla a la ligera ya que hacernos con un piso supone una inversión considerable.

Consejos para hacerte con un piso vacacional

El lugar: la elección del emplazamiento de tu piso de vacaciones es quizás la decisión más importante a tener en cuenta. No debes dejarte llevar por impulsos y escoger un lugar en el que has pasado poco tiempo a pesar de que te haya encantado. Lo más recomendable es optar por un sitio que conozcas, que ya hayas visitado en otras ocasiones, que tenga un buen clima (recordemos que es el lugar en el que pasaremos nuestras vacaciones) y que esté bien comunicado.

El precio: una nueva vivienda supone una inversión considerable por lo que el precio es un factor que debes estudiar con detenimiento. Lo más recomendable es visitar varias viviendas y escoger la que más se adecúe a tu presupuesto, siempre en relación con las características de la misma. También es aconsejable visitar varias inmobiliarias o agentes inmobiliarios para comparar los diferentes precios que se piden por un mismo piso.

Las características: hay que tener en cuenta que la vivienda vacacional la usarás, como su propio nombre indica, durante las vacaciones o en el período estival. Has de tener claro que no se trata de tu casa y que pasarás poco tiempo en ella, por lo que no es necesario que sea de grandes dimensiones. Para ajustar tamaño-precio será suficiente con que tenga 2 o 3 dormitorios, un salón, cocina baño y aseo. No son precisas estancias como comedores o vestidores ya que se trata de un lugar en el que estarás poco tiempo y no tendrás demasiadas cosas que almacenar.

El estado de la vivienda

Dependiendo de lo que estemos dispuestos a gastarnos en nuestra vivienda de vacaciones, podemos optar por pisos de nueva construcción o pisos de segunda mano, que suelen ser mucho más asequibles. No obstante, en la mayoría de los casos los pisos usados suelen requerir de ciertas reformas para remodelarlos y adaptarlos a nuestro gusto y necesidades.

En este caso hay que tener en cuenta que la realización de reformas de mejora y acondicionamiento de los pisos suponen un gasto extra con el que debes contar. A la hora de hacer una reforma es conveniente pedir varios presupuestos, tener claro lo que queremos y es aconsejable realizar reformas sostenibles que ayudan a mejorar el medio ambiente.

Aunque adquirir una vivienda de vacaciones parezca una inversión importante, hay que tener en cuenta que la amortizarás teniendo un lugar estable en el que pasar tus vacaciones y, en el caso de que no puedas ir un verano, siempre te queda optar por alquilarla y rentabilizar así la inversión previamente realizada.

Written by:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies