Scroll to Content

En tu próximas escapadas, necesitarás alojamiento y una opción que gana en ventaja es escoger un apartamento en lugar del clásico hotel. Aquí te detallamos algunas ventajas que te convencerán seguro si, además, necesitas que tu mano derecha no se entere de qué hace la izquierda mientras visitas la capital  y pretendes aprovechar la visita a la ciudad para recompensarte con un regalo especial

Por qué un apartamento siempre es una mejor opción

– Como si fuera tu casa: en un apartamento no hay horarios de desayuno, no hay limpiadoras que pretenden acceder a la habitación cuando menos te interesa y tampoco hay un recepcionista enterándose de a qué horas sales y entras o con quién subes a tu habitación. Lo que vayas a hacer en Bilbao durante los días en los que visitarás la ciudad solo te importa a ti. En un apartamento, la privacidad es máxima. Podrías incluso requerir los servicios de una o varias putas en Bilbao y nadie excepto tú y ellas se enterarían.

¡Más barato!

– Suele ser más barato y estar mejor ubicado que un hotel: los hoteles asequibles están fuera del centro de las ciudades y los que están en el centro son habitualmente más caros. Un apartamento tiene un coste reducido, incluye cocina –ahorrarás en comidas, por lo tanto podrás destinar ese presupuesto a otros fines- y limita al mínimo el contacto con terceros. Si gastas menos en alojamiento y comidas y pretendes contar con compañía especial durante algún momento de tu estancia en Vizcaya, podrás no escatimar a la hora de contratar los servicios de esa compañera especial con la que llevas tiempo soñando.

– No molestas a los inquilinos de otras habitaciones: un apartamento es un piso y las paredes son más gruesas que en un hotel. Con ello; las posibilidades de que molestes a las personas que te rodean -sea lo que sea que vayas a hacer- se reducen. Y eso interesa especialmente si no quierehotels dar motivos a nadie para cuchicheos.

– Las posibilidades se amplían: en una habitación de hotel no hay más que el dormitorio, un cuarto de baño y un pequeño recibidor que, en determinados hoteles, ni siquiera existe. En un apartamento; dispones –como mínimo– de salón, dormitorio, cocina, baño y, a veces, hasta de terraza. Si no vas a estar solo, las posibilidades se amplían de manera extraordinaria. En una ciudad extraña, con un buen apartamento y con la compañía adecuada se pueden encontrar lúdicos y gratificantes usos para la encimera de la cocina, la ducha o esa bonita mesa de la terraza.

– La televisión probablemente será más grande, dispondrás de DVD y no estarás limitado al minibar: en casi todos los hoteles hay televisión, pero a menudo es de pequeño tamaño y no hay un DVD que la complemente. Si vas a recibir determinadas visitas, a lo mejor quieres calentar el ambiente con algún tipo de películas muy concreto; así que tu opción está clara. En un apartamento; además, podrás añadir glamour a tu encuentro con bebidas más sofisticadas que las que puede incluir un minibar de hotel.

Written by:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR